Proyecto Hermes / Artículos / Katz - Kamiski / Repertorio de esencias florales >




Repertorio de esencias florales >

Katz - Kamiski

Flor de Loto

La Flower Essence Society se encuentra profundamente comprometida en un programa de investigación activo y multifacético a fin de establecer las cualidades de los remedios de plantas y comprender el fenómeno de la curación asociada con la terapia floral. La evolución profesional y cultural de esta terapia depende de la fundamentación creciente y vital en la investigación compartida a través de un lenguaje concreto y accesible a la amplia comunidad de terapeutas.

Vivimos en una época que se encuentra cada vez más polarizada entre ciencia y espíritu. La ciencia moderna ha dejado muchos legados a la cultura humana, pero se encuentra ampliamente basada en el paradigma del conocimiento a lo que es físicamente cuantificable y se encuentra cada vez más divorciada de la dimensionalidad total del proceso vital, reduciendo la inteligencia viva a bits binarios y códigos genéticos lineales. Tiende a considerar al mundo en fríos términos mecanicistas y aún al cuerpo físico como no mucho más que una elaborada máquina. El método científico trataba originalmente con el mundo físico y con lo que es físicamente perceptible. Irónicamente, la base misma del método se vio erosionada por la creciente dependencia de instrumental costoso y complejo que evita la participación directa de los sentidos humanos.

Comprensiblemente muchas personas han reaccionado alas tendencias alienantes y deshumanizantes de la ciencia moderna desarrollando formas espirituales, psíquicas o intuitivas de percibir y comprender al ser humano y a la tierra. Estas formas de conocimiento son en extremo importantes pero, en lugar de permanecer separadas del camino científico, deben constituir la base de una ciencia nueva, la ciencia del espíritu. De no mediar tal esfuerzo, se puede generar una "torre de Babel" en la que se desarrollen, dentro de cada individuo, estados de realidad altamente subjetivos o distorsionados sin ningún tipo de base de realidad común o compartida. El camino de ciencia espiritual requiere que las fuerzas del alma humana se fortalezcan y clarifiquen, ya que tal camino no depende de abstractos instrumentos técnicos de medición, sino del mismo ser humano como un vehículo de percepción y compresión interna. Tal individuo debe encontrarse libre de ilusiones psíquicas o preferencias emocionales para llegar a ser un instrumento claro de percepción. La esencia del método científico, observación objetiva y documentación del fenómeno, debe ser integrada a la esencia del enfoque espiritual, reconocimiento reverente de los estados transpersonales y transfísicos de realidad y de ser.

La necesidad de la investigación científico - espiritual es particularmente urgente en el campo de la Terapia Floral que intenta sanar la vida mental y emocional del alma humana por medio de la comprensión profundizada de las cualidades esenciales de las plantas. Existen tres áreas básicas de investigación sobre la que se debe basar el trabajo:

  1. El estudio de campo con plantas que nos ayude a percibir y comprender el verdadero significado de sus formas y propiedades;
  2. La documentación empírica en el marco terapéutico que convalide cómo los remedios de plantas trabajan dentro del ser humano;
  3. La investigación que pueda describir o medir el fenómeno de la energía sutil, ayudando de ese modo a clarificar y convalidar las propiedades de las esencias florales.

Investigación con plantas vivas

El ser humano tiene la responsabilidad de comprender las plantas que usa como remedios. Ello no tiene únicamente por fin el uso correcto de las plantas sino que también toma en cuenta el hecho de que las plantas son seres vivos que necesitan que representemos su esencia al mundo con tanto respeto, exactitud y veracidad como nos sea posible. Tal como podemos fácilmente malentender a una persona proyectando nuestras propias inclinaciones subjetivas, por no tomarnos el tiempo para aprender y escuchar realmente su biografía; del mismo modo podemos fácilmente distorsionar nuestra relación con las plantas. A menudo resulta necesario observar y experimentar una planta a lo largo de muchos años antes de poder comprender realmente su esencia superior. Tal camino implica más que una breve transmisión mística o psíquica; por el contrario, es una relación práctica y asentada con la planta, que comienza en la dimensión física y gradualmente se vuelve metafísica.

Básicamente, el estudio de la planta incluye aprender a ver cómo se expresa dentro de la comunidad de otras plantas, animales y minerales. Resulta en extremo importante comprender la relación que tiene la planta con las cuatro estaciones y con los cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego. Al tiempo que se cultivan estas relaciones más amplias uno puede concentrar la percepción de la planta en sí, su metamorfosis, su forma básica o gesto, su textura, gusto, color y fragancia. Se puede tener un adelanto de la sabiduría de una planta estudiando su relación con otras plantas de la misma familia o grupo botánico o bien contrastándola con plantas de otras familias. El estudio de todo el conocimiento humano que se tenga de una planta puede aportar una profunda comprensión de una determinada planta, su significado simbólico y folclórico, su uso herborístico tradicional, propiedades médicas y componentes químicos. A medida que uno comienza a vivir con la planta en todos estos niveles se puede desarrollar una relación superior que se construye a partir de la comprensión sensoria y mental para gradualmente refinarse y convertirse en una conciencia meditativa y extrasensorial. De este modo, se puede comenzar a ver los campos sutiles de energía de la planta, a escuchar su mensaje o esencia interior y, finalmente, a experimentar la planta a un nivel profundo de ser. Este sendero de comunicación con la planta requiere la existencia de elevadas facultades en el alma humana para la imaginación (clarividencia), la inspiración (clariaudiencia) y la intuición (percepción). Todas estas formas de trabajar con la planta necesitan ser fortalecidas y ampliadas por una comunidad de otros investigadores que estén trabajando de manera similar. A medida que se comparte y se examina esta información se puede, gradualmente, refinar hasta llegar a la comprensión de la esencia o la cualidad interna espiritual de la planta. Es, basándose en ello, que se puede realmente preparar el remedio de una planta, en especial "la esencia floral". La preparación del remedio es mucho más que un acto mecánico, sino que es un verdadero estado de comunión con el ser espiritual de la planta. Cuando se invoca al ser espiritual de la planta, el remedio floral contiene profundas cualidades curativas que pueden nutrir realmente al alma humana.

Investigación empírica y clínica

Independientemente de cuán profunda o precisa pueda ser la comprensión que se tenga de una determinada planta, aún resta ser traducida al lenguaje del alma humana. El ser de la planta no vive en la misma dimensión que el humano, y aunque pueda revelar información sobre sí misma y sus cualidades sutiles, ello debe ser interpretado a la luz del padecimiento y la realidad humanos. Del mismo modo en que la capacidad de observar y comprender a las plantas puede comenzar de manera muy simple y gradualmente convertirse en algo más avanzado, lo mismo puede ocurrir con el desarrollo paulatino de nuestra comprensión de cómo trabajan las esencias florales dentro del alma humana. Así es que el aspecto más importante es nuestra capacidad para observar y documentar en forma exacta lo que se percibe. Tal como es la planta, nuestra comprensión del ser humano que buscamos ayudar comienza con la observación del fenómeno físico y real, y con la comprensión compasiva de los datos biográficos y el sufrimiento kármico d la persona. Al tomar la historia clínica del consultante, es importantísimo notar cómo ha desarrollado su vida en la Tierra. Todas sus cualidades físicas son asimismo importantes: la expresión facial, la entonación, el lenguaje y el gesto corporal y la naturaleza exacta de su dolor físico así como su "mal estar" mental y emocional. Al desarrollar una comunión más profunda con la persona a la que estamos ayudando, no sólo tenemos una mayor noción de qué remedio utilizar, sino también de cómo ha cambiado la persona después de haber usado los remedios florales. Esta habilidad se puede enriquecer constantemente a través de buenas técnicas de entrevista y diagnóstico así como con habilidades de observación y documentación.

De este modo, cada terapeuta puede adquirir conocimientos sobre las cualidades y propiedades de las esencias florales y los demás atributos terapéuticos a ellas relacionados. Aunque un caso en particular pueda parecer insignificante o no concluyente, gradualmente uno puede discernir el patrón de actuación de un remedio. Este conocimiento crece en forma exponencial cuando se puede compartir y referir con la investigación de otros terapeutas. Para tal fin, la Flower Essenc Society ha desarrollado formularios de casos clínicos que cubren los aspectos más salientes y universales de la terapia floral.

A pesar de nuestros esfuerzos diligentes durante más de dos décadas, éstos se encuentran sólo en una fase primaria de desarrollo. Aún cuando se han llevado a cabo algunos tests de placebos modificados en relación con esencias florales, la realización de verdaderos exámenes clínicos y ensayos doble-ciego se encuentra a la espera de una mayor dedicación de fondos por parte de las instituciones. Estos estudios pueden ser importantes pero se debería tener en cuenta que pueden resultar limitados en su capacidad de estimar y medir realmente los cambios en el sentimiento y en la conciencia humanos. Por lo tanto, el camino de la investigación científico - espiritual de la Terapia Floral puede y debe siempre depender de la capacidad de percepción entrenada del terapeuta que trabaja en forma activa con los seres humanos o con otros seres vivos en un marco terapéutico.

Extracto del libro Repertorio de Esencias Florales - 1998 - Editorial Índigo